Translate

martes, 9 de julio de 2013

Los anticuerpos maternos son nueva pista para el TEA

Los "trastornos del espectro autista" (TEA) incluyen diversas variedades de autismo, incluyendo el síndrome de Asperger, lo que afecta a los niños muy inteligentes, pero con gran dificultad en las interacciones sociales.

Los anticuerpos son proteínas esenciales para el sistema inmune. Ellos detectan y neutralizan las sustancias extrañas en el cuerpo, tales como virus y bacterias. Las mujeres embarazadas pasan sus anticuerpos al feto, lo que le permite defenderse de las infecciones hasta los 6 meses de edad, mientras que su sistema inmunológico está todavía inmaduro.Pero pueden también, según el estudio publicado en la revista Psiquiatría Traslacional , transmitir anticuerpos que impiden que el cerebro se desarrolle adecuadamente.

"Encontramos que el 23% de las madres de niños autistas tienen autoanticuerpos contra las proteínas que son necesarias para un desarrollo neurológico saludable", dijo a la AFP Judy Van De Water autora del artículo, profesora de la Universidad de California, que establece que estos anticuerpos no estaban presentes en las madres de niños no autistas.

El equipo de la doctora Van de Water pudo identificar 11 diferentes combinaciones de siete proteínas diana asociadas con anticuerpos TEA, cada uno de los cuales tiene un riesgo diferente del trastorno autista.El objetivo ahora es encontrar marcadores capaces de identificar el riesgo de llos TEA, lo que permitiría la "intervención temprana" para ayudar a los niños con autismo a "mejorar su comportamiento y capacidades", dice Van de Water.